Las Violetas son Flores del Deseo

Las Violetas son Flores del DeseoLa Violaci N Comienza Con La MiradaJuli N Mercader Es Un Hombre Sumido En Los Abismos De Una Pasi N El Deseo Por Su Hija Violeta Buscando Sublimar Sus Obsesiones Y Evitar La Cat Strofe De La Culpa, Crea Una Serie De Mu Ecas P Beres, Las Violetas Empiezan A Encarnar Las Fantas As De Numerosos Clientes Que Las Encargan Sobre Pedido Y Con Caracter Sticas Que Muchos Llamar An, Por Decir Lo Menos, Extravagantes El Xito Convierte A Juli N En Blanco De Una Sociedad Secreta Que Busca Abolir Toda Forma De PerversidadEn Esta Novela, La Escritura De Ana Clavel Hace Que El Lector Nade En Las Tinieblas De Los Deseos Clandestinos Wellp Ciertamente es mejor de lo que esperaba, con una tem tica as , estaba dispuesta a toparme con un morboso creepy pasta, pero no, la autora aborda el tema de forma muy exquisita bastante po tica, la cuesti n es estar consciente que lo relata un pederasta, o sea un enfermo Rescato bastantes frases, cap tulos enteros, que por cierto son muy cortos Me gusto su manera de escribir y el lenguaje, subraye varias palabras que no conoc a.En cuesti n de personajes no hay mucho que decir, no es el tipo de historia que les a merite mucha profundidad, b sicamente se centra en Julian Mercader y el relato que cuenta a modo de legado Lo le en formato digital as que cuando menos lo esperaba c est fini En serio me quede ya es todo pues no entend Sinceramente su conclusi n escap de mi capacidad interpretativa Claro, tengo teor as pero para el caso, siento que le falto Justo lo historia se estaba adentrando en unos asuntos misteriosos que me hubiera gustado que gozaran con un poco m s de desarrollo.2 estrellas y sin embargo estoy segura que volver a a leer algo de Ana Clavel. La violaci n comienza con la mirada, cualquiera que se haya asomado al pozo de sus deseos, lo sabe sta es la frase con la cual comienza el libro, provocador donde los haya.La autora nos habla de esa primera reacci n primitiva y hormonal que se desata cuando vemos un cuerpo hermoso e invitante Solo que para el protagonista de esta novela, ese cuerpo es prohibido por tratarse del de su propia hija.El deseo del protagonista por poseer ese cuerpo es tan grande y obsesivo que crea unas mu ecas sexuadas a las cuales puede entregar su deseo reprimido y as poder sublimar su deseo lleno de culpa y tab.Se podr a decir que la novela trata del deseo carnal y de como darle escape sin da ar a los dem s ni a nosotros mismos.No pude evitar sentir que le a este libro furtivamente aunque estuviera en la comodidad de mi casa. Creo que esta es una novela que puede perturbar a los miembros de los Adoradores de la Luz Eterna, secta rar sima que aparece en el texto y cuyos miembros pululan en la realidad, entre nosotros Y es que la novela toca dos de los tab s m s grandes de nuestra sociedad la pedofilia y el incesto Por supuesto que a todos nos queda claro por qu estas dos cosas son y deben seguir siendo un tab Pero tengo que aceptar que yo s a lo mejor porque siempre he sido morbosa tengo y he tenido curiosidad por saber c mo enfrentan estos deseos quienes tienen la maldici n de vivirlos en primera persona, pues no soy tan ingenua como para creer que surgen de la pura maldad.Hay por ah algunos art culos en Medium que documentan el fen meno de los Virtous Pedophiles, de los grupos de apoyo online para ped filos que se comprometen a no abusar jam s de un menor Y es que, por supuesto, la existencia de un deseo problem tico no implica necesariamente la existencia de una conducta il cita Si algo me qued claro de la vez que lurke en esos art culos fue que debe ser terrible, pero TERRIBLE con letras may sculas, vivir presa de un deseo del que no te puedes librar, pero que jam s podr s satisfacer de forma tica.Creo que esta novela de Ana Clavel logra muy bien transmitir esa sensaci n de asfixia y perpetua insatisfacci n que provoca un deseo prohibido Es, de hecho, un retrato delicioso del deseo y de lo prohibido y de las dos cosas juntas Es muy raro porque, con todo lo prohibido y tab que es, la prosa de la novela es inevitablemente er tica Creo que, aunque uno no comparta el deseo de Juli n Mercader, el protagonista, uno termina hermanando su propio deseo con el deseo de este sujeto Y ese es un juego prodigioso, casi perverso, porque la frontera que nos hace juzgar cierto tipo de inclinaciones como malignas se hace difusa y vuelve posible que nos hagamos ciertas preguntas Puede ser el deseo, en s mismo, condenable Un ped filo incestuoso que indulge en su deseo a trav s de una mu eca r plica de su hija, comete un pecado O es una salida v lida para un deseo impropio, aunque a todos nosotros nos ponga muy inc modos Es, por supuesto, necesario erradicar las conductas que da an a los otros, pero, y los deseos Qu hacemos con el deseo mismo No se me hace gratuito que aparezca esta secta de los Adoradores de la Luz Eterna, porque s pareciera que por ah en el mundo hay gente que no quiere abolir solo los actos despreciables, sino los deseos tambi n Y no s No s No podemos abolir las tinieblas del mundo sin mutilarlo Las violetas son flores del deseo ensaya genialmente sobre estas cuestiones, con una prosa cuidad sima y seductora, con una estructura casi de cuento, pues los elementos clave de la narraci n son muy claros y se hacen eco entre s , dentro de un universo esf rico y cerrado El libro, en general, atrapa y se lee muy r pido Se fluye muy f cil con l Creo que incluso lo leer a de nuevo. p simo libro, p simo. ,. Una novela bell sima, de principio a fin, una novela inquietante por la trama pero maravilloso en su forma de narrar, es una novela perturbadora pero tan bien hecha que no puedo reprocharle nada Tiene una simetr a como Lolita, se nota que sta mujer est muy influenciada por Nabokov. Aunque s , tienen raz n muchos rese istas de este sitio, la historia que cuenta esta novela es un desmadre en toda regla, el estilo perfecto de su autora y las preguntas inquietantes que nos propone hacen que este libro valga totalmente la pena. Entro a clases para discutir la novela que hemos le do Las violetas son flores del deseo de Ana Clavel No me gusta el papel de cr tico pero la cito porque retrata esta cosificaci n, entre otras muchas cosas Un hombre obsesionado por poseer a su propia hija, fabrica mu ecas como las hortensias para consumar aquello que no puede hacer con su hija Las mu ecas son objetos de la violaci n y como son v rgenes pueden desflorarse con evidencia, es decir sangran La novela adem s de ser un homenaje a Felisberto, no deja a ning n lector inerte A m no me gust pero admito que me provoc desvelo y por eso aqu la describo No me gust porque lo que en algunos autores es erotismo o insinuaci n en ella me pareci crudeza y pornograf a Adem s de que, no conforme con hacer patente el tab del incesto, lo que es un tema caro en la literatura mexicana, o demostrar aquel cosismo del que hablaba Perec, hacia el final la convierte en una novela policiaca con secta fundamentalista y todo, muy al estilo de El c digo daVinci Le agradezco algunas frases realmente hermosas, le agradezco darme motivos de discusi n para varias sesiones de clase, le agradezco que reitere en m la admiraci n por Felisberto y por mi querid simo Francisco Tario l s pudo unir con pericia en Entre tus dedos helados Una violeta de m s Estas violetas me parecieron m s olorosas el incesto, lo policiaco, y hasta a los fantasmas Maestro de cosificar a los hombres y sensibilizar a las cosas, Tario en los sesentas suicid a un barco, narr la profanaci n sexual de un pobre f retro y hasta nos hizo seguir a un traje gris por una noche de juerga Todo esto en algunas noches antolog a La noche extracto de mi blog Cr nicas de facebook III

Is a well-known author, some of his books are a fascination for readers like in the Las Violetas son Flores del Deseo book, this is one of the most wanted Ana Clavel author readers around the world.

❰Ebook❯ ➨ Las Violetas son Flores del Deseo Author Ana Clavel – Webcambestmilf.info
  • Paperback
  • 136 pages
  • Las Violetas son Flores del Deseo
  • Ana Clavel
  • Spanish
  • 27 March 2018
  • 9789705800535

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *